¿Por qué aparecen las náuseas por la mañana cuando estamos embarazadas? ¿Cómo podemos reducir las molestas náuseas matutinas durante el embarazo y poder sobrellevar mejor este molesto síntoma?

 

Las náuseas matutinas durante el embarazo

Cuando una mujer se entera de que se está embarazada, siente mucha emoción de saber que una nueva vida se está gestando dentro de ella. Sin embargo, es probable que durante las primeras semanas de embarazo aparezcan las temidas náuseas matutinas, que entorpecen el estado de bienestar de la mujer. Es importante entender por qué se producen las náuseas matutinas durante el embarazo y cómo las podemos reducir.

 

Por qué se producen las náuseas matutinas durante el embarazo

Las náuseas en el embarazo son muy comunes, sobre todo durante el primer trimestre, afectando al 80% de las mujeres embarazadas. Aparecen entre la 4ª y la 7ª semana de gestación, por lo que son uno de los primeros síntomas de embarazo. En algunas mujeres pueden continuar a lo largo del tercer y cuarto mes de embarazo, incluso durante toda la gestación, aunque es menos habitual.

Las náuseas no afectan al bebé. En el caso de que la mujer pierda peso leve tampoco afecta a la salud del bebé.

Incluso hay investigaciones que sugieren que las náuseas podrían indicar que la mujer está teniendo un correcto aumento de las hormonas necesarias para tener un embarazo sano, por lo que podría verse como una buena señal.

Las causas del porqué se producen las náuseas matutinas no se conocen exactamente, aunque pueden intervenir diferentes factores, entre ellos los hormonales (estrógenos y progesterona) propios de este periodo.

La toma de multivitamínicos que incluyen hierro puede causar náuseas.

 

Cómo puedo aliviar las náuseas del embarazo

Cuando aparecen las náuseas del embarazo, la mujer siente malestar y cierta desazón, debido a la incomodidad que genera. Es importante mantener una actitud positiva, ya que, en la mayoría de los casos, las náuseas tienen fecha de caducidad a las 12-16 semanas.

Tips para aliviar las náuseas:

-  Procura comer algún alimento sólido antes de levantarte de la cama como alguna galleta, tostada seca o palitos de pan.

-  Evita pasar más de 3h entre comidas. La sensación de hambre aumenta las náuseas.

-  Antes de acostarte, toma un pequeño refrigerio, y si lo necesitas a medianoche también.

-  Evita las comidas abundantes. Es preferible realizar más refrigerios de poca cantidad.

-  Aumenta el consumo de proteínas y carbohidratos complejos, y reduce los alimentos con alto contenido en grasa, sal y picantes.

-  El jenjibre puede ayudar a mejorar las náuseas del embarazo.

-  Las bebidas gaseosas, pueden ayudar o aliviar la sintomatología.

-  Evita el consumo de bebidas con cafeína.

-  Toma alimentos blandos y reconfortantes como gelatinas, caldos,, ya que pueden relajar el estómago.

-  No tumbarse justo después de haber comido.

-  No te automediques. Consulta con tu médico.

-  Mantén la casa bien ventilada para reducir los olores que pueden causar náuseas.

-  Evita cocinar y procura que los alimentos no se sirvan a temperatura muy caliente. Mejor los platos templados o fríos.

-  Aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina B6, como el pescado azul, las legumbres, las nueces, el plátano, las aves y los cereales completos.

 

¿Por qué en el embarazo los olores molestan más?

Durante el embarazo, es frecuente que las mujeres noten un aumento del sentido del olfato, de manera que perciben los olores de forma más aguda. Es lo que se conoce como hipersomia. Olores que antes eran agradables, pasan a ser fuertes y causantes de náuseas o vómitos.

 

Cuando acudir al profesional médico:

Como hemos comentado, las náuseas matutinas del embarazo son bastante habituales en las mujeres durante el primer trimestre, y a partir de ese momento, poco a poco se van reduciendo. Sin embargo, hay ocasiones en la que es necesario consultar con los profesionales sanitarios para valorar si existe algún riesgo para la mamá o para el bebé.

Es necesario solicitar una visita médica cuando:

-  Las náuseas no mejoran o aumentan de intensidad, incapacitando a la mujer de sus actividades diarias.

-  Las náuseas o vómitos se alargan más allá del cuarto mes. Puede ser normal, pero siempre es mejor una valoración.

-  Hay vómitos persistentes que incapacitan la ingesta de alimentos o agua. Cuando esto ocurre, puede derivar en hiperemesis gravídica, necesaria de controlar, debido a la posible deshidratación y anomalías en el balance de nutrientes.

-  El vómito se acompaña de sangre.

-  La orina está muy concentrada o se deja de orinar con la misma frecuencia.

-  La pérdida de peso es continuada.

 

El embarazo es un periodo en el que la mujer espera ansiosa la llegada de su bebé. Sin embargo, los comienzos no son siempre sencillos. Uno de los primeros síntomas del embarazo es la presencia de las náuseas matutinas o vómitos. Suelen aparecer en un gran porcentaje de embarazadas y desaparece a finales del primer trimestre.

Con medidas higiénico-dietéticas es más sencillo sobrellevar este molesto síntoma, y hacerlo más llevadero.

Las náuseas no son perjudiciales para el bebé. Solo en caso de que los vómitos sean intensos, y persistan es necesario consultar con el profesional médico.