La importancia del juego simbólico en su desarrollo

La importancia del juego simbólico en su desarrollo La importancia del juego simbólico en su desarrollo
array(4) { ["id_st_blog_image"]=> string(2) "32" ["id_st_blog"]=> string(2) "28" ["type"]=> string(1) "1" ["links"]=> array(4) { ["large"]=> string(55) "https://kiokids.net/upload/stblog/1/28/32/2832large.jpg" ["medium"]=> string(56) "https://kiokids.net/upload/stblog/1/28/32/2832medium.jpg" ["small"]=> string(55) "https://kiokids.net/upload/stblog/1/28/32/2832small.jpg" ["thumb"]=> string(55) "https://kiokids.net/upload/stblog/1/28/32/2832thumb.jpg" } }

Sin duda, el juego es una de las actividades más importantes durante el desarrollo y crecimiento de los niños, pues son indispensables en todas sus etapas de crecimiento. Un tipo de juego es el juego simbólico que tiene, además, una notable influencia en su desarrollo cognitivo y emocional.

Gracias a este tipo de juegos, los niños logran desarrollar mejor sus capacidades y, al mismo tiempo consiguen formarse una imagen del mundo exterior. Para los niños el juego es una cosa muy seria.

 

¿Qué es el juego simbólico?

El juego simbólico son todos aquellos juegos y actividades donde los pequeños utilizan todas sus capacidades físicas y mentales para recrear un escenario como fuente de entretenimiento. Es la representación de otros roles, o actividades cotidianas, que no realizan normalmente.

Son las actividades, o juegos simbólicos, que permiten la puesta en práctica de diferentes conductas aprendidas mediante la observación. Al mismo tiempo, estas acciones estimulan su aprendizaje a través de nuevas formas de percibir el mundo, y activan sus habilidades y competencias socioemocionales. Ejemplos de juegos simbólicos podrían ser jugar a ser padres, madres u otros personajes de su día a día.

 

¿A qué edad y cómo se desarrolla el juego simbólico?

Muchas personas se preguntan a qué edad comienza el juego simbólico. Generalmente, el punto de partida será el juego compartido del niño, y este comienza a desarrollarse aproximadamente a los dos años, aunque también dependerá de la madurez psicológica del niño.

A los 2 años, es también la edad donde los pequeños comienzan a desarrollar su capacidad para simbolizar. Esta habilidad se va desarrollando a lo largo de la infancia, siendo esta a su vez cada vez más compleja. A lo largo de su desarrollo ganan en capacidad para dotar al juego de mayor complejidad.

El juego simbólico también es fundamental y decisivo en la socialización, pues a mayor edad serán capaces de establecer una meta en común y hasta ciertas normas del juego.

 

Beneficios y aportes del juego de imitación

El juego simbólico se desarrolla a partir de las formas más simples de las actividades del niño y significa reemplazar algunos objetos por otros. Es parte de su desarrollo y crecimiento, y le permitirá asimilar el entorno que le rodea y las situaciones cotidianas de su día a día. Veamos sus beneficios:

 

  • El juego simbólico incentiva la adquisición de nuevas conductas.
  • Fomenta y desarrolla la capacidad para la creatividad e imaginación de los pequeños.
  • Estimula el aprendizaje de competencias sociales y habilidades como el trabajo en equipo, y cooperación.
  • También ayuda a los pequeños a desarrollarse emocionalmente.
  • Favorece su desarrollo motor.
  • Desarrolla el lenguaje y la capacidad de comunicarse.
  • Les sirve para tener representaciones mentales tanto de la vida real como imaginaria.
  • Facilita el conocimiento y dominio de su propio cuerpo.

 

Importancia del juego simbólico

El juego es el trabajo del niño, y gracias a ello, el niño tiene la oportunidad de revivir sus experiencias, hacer preguntas sobre el mundo, y lo más importante, descubrir el mundo que lo rodea.

Mientras el niño juega puede sentir la seguridad de no ser observado ni guiado por nadie. También puede experimentar la libertad de imaginar e implementar sus propias ideas. Por ejemplo, cuando comienzan a caminar

puede tratar de levantar un juguete que es demasiado grande para él. Está probando su fuerza y es posible que imite a mamá cuando guarda su juguete.

¿Dónde está la línea que separa el juego de lo cotidiano? La diversión de un niño de dos años refleja sus fantasías y vivencias. Muestra su capacidad para percibir y recordar los comportamientos y eventos que está presenciando, y leer su significado demuestra no solo su competencia cognitiva, sino también su libertad emocional.

Poco a poco los niños serán capaces de crear escenarios cada vez más complejos y normativos, ya que, el juego simbólico se basa en la imitación del mundo adulto. Esta es la forma también de irlos incluyendo en el mundo que les rodea y de que ellos aprendan a moverse dentro de él.

 

¿Cómo puedes jugar con tu peque?

Existen juguetes que te permiten jugar a este tipo de juegos, o juguetes de imitación, pero en definitiva todo tipo de actividad compartida contribuye y aporta grandes beneficios a los niños. Puedes incorporar a su juego un volante para que conduzca como mamá, o una cámara para que haga fotos como papá.

Los padres no debemos perdernos la oportunidad de sumergirnos en el mundo de la fantasía junto a nuestro hijo. Juega a los bomberos, a los piratas o finge comerte una deliciosa pizza de plastilina. Y si tocáis el piano en casa, ¡acuérdate de comprarle uno para él! Lo más importante es disfrutar el momento y, sobre todo, intenta que la situación sea lo más real posible. ¡Ah! Y no te olvides de los juegos de roles y haz un intercambio con tu hijo… ¡juega a ser el bebé!

Si le ayudas con este tipo de situaciones estarás contribuyendo a la construcción simbólica del peque y a su desarrollo físico y social.

 

Tu peque aprende jugando. Ayúdale a imaginar, a crecer, y a tener su autonomía…y sobre todo ¡juega con él!

Redactado el 01/12/2021 KioNews, Crianza 0

Deja un comentarioDeja una respuesta

Debes estar logueado para dejar un comentario.

Archivos

Blog categories

Últimos comentarios

Blog search


Prev
Next

No hay productos

To be determined Envío
0,00 € Total

Comprar