Al recién nacido se le realizan varias pruebas tanto durante los días de ingreso hospitalario como en las primeras semanas para garantizar un buen estado de salud.

Como padres y madres, tenemos derecho a conocer los procedimientos y saber en qué momentos están indicados.

 

Las revisiones del bebé recién nacido, ¿por qué son necesarias?

Tras el parto, las primeras horas de vida son claves para evaluar el estado general del recién nacido, y durante los primeros meses de vida, las revisiones al pediatra son frecuentes, porque es necesario valorar la salud del recién nacido, su desarrollo y crecimiento, así como administrar las primeras vacunas.

 

¿Qué pruebas se realizan al recién nacido en el hospital?

Durante la estancia en el Hospital que suele ser de dos o tres días, el bebé pasa por sus primeros chequeos médicos para asegurar el bienestar y salud del pequeño.

Corte del cordón umbilical

Una vez nace el bebé, si el parto se ha desarrollado sin complicaciones, el bebé debe permanecer en contacto piel con piel con la mamá, e iniciar la lactancia materna.

El corte del cordón umbilical se puede realizar de forma temprana después de la salida del bebé, o esperar a que éste deje de latir, para que la sangre de la placenta llegue al bebé.

Extracción de sangre

Una vez cortado el cordón se recogen dos muestras de sangre para determinar el grupo sanguíneo y el Rh, y el análisis de gases y pH

Test de Apgar

Al minuto de nacer, y manteniendo el contacto piel con piel con la madre, se realiza una valoración general del pequeño, el test de Apgar, en la que se observa la frecuencia cardíaca y la respiración, el tono muscular, la coloración de la piel y la respuesta a los estímulos externos.

Se obtiene una puntuación del 0 al 10 y su resultado da información de cómo ha sido el trabajo de parto para el bebé.

Profilaxis de la conjuntivitis neonatal

Con la finalidad de evitar la conjuntivitis neonatal, se aplica al recién nacido unas gotas en las primeras horas de vida.

Vitamina K

Es habitual administrar vitamina K a los recién nacidos para una correcta coagulación de la sangre.

Pesos, medidas y revisión

Tras el nacimiento, es posible que los padres quieran saber cuánto pesa y mide su bebé. Sin embargo es un dato que puede esperar, y respetar así las dos primeras horas tras el parto, para que mamá y bebé permanezcan en contacto.

Cuando se realiza la primera revisión, se pesa y talla al recién nacido, se mide el perímetro craneal y torácico y se realiza una revisión de las caderas, cabeza, genitales, columna vertebral, para asegurar que no se detecta ninguna anomalía o deformación.

Prueba del talón

Esta prueba se realiza pasadas las primeras 48h, mediante una extracción de sangre (generalmente del talón). Se pueden diagnosticar hasta 19 enfermedades metabólicas, de ahí la importancia de realizarla de forma temprana.

Pruebas de audición

Se conoce que dos o tres niños de cada 1000 nacen con una pérdida de audición detectable en uno o ambos oídos.

La falta de audición condiciona el aprendizaje y desarrollo del habla, así como la forma de relacionarse con el entorno.

Por esto, es importante la detección precoz de la hipoacusia mediante cribado neonatal.

Antes del alta hospitalaria se realiza a todos los recién nacidos la prueba de las Otoemisiones Acústicas Evocadas (OEAE). Es una técnica sencilla, rápida y fiable, permitiendo una detección precoz de la sordera y el acceso rápido al diagnóstico y tratamiento.

 

Las revisiones del recién nacido tras el alta hospitalaria

A los 10 días

Entre los 10 y 15 días tras el nacimiento, el bebé recibe su primera revisión bien con la matrona, bien con la enfermera de pediatría.

En esta valoración se comprueba el estado general, el cordón umbilical, la piel y el tono muscular

Además se valorará la alimentación (lactancia materna o de fórmula) y se resuelven las dudas que la mamá pueda tener sobre los cuidados del bebé.

Al mes de vida

Es la primera visita con el pediatra, que revisará las medidas de peso, talla y perímetro craneal, realiza una exploración física completa, comprueba los reflejos y el fondo de ojo del bebé.

 

Cuidados del recién nacido

Higiene del recién nacido

No es necesario bañar al bebé todos los días, pero se aconseja que el baño sea de no más de 5 minutos, y el agua este a unos 36ºC. Es importante sujetar al recién nacido y no dejarlo solo en ningún momento. Para ello, debes preparar con antelación todo lo que vas a necesitar cuando saques al bebé, y tenerlo a mano.

Para la hidratación, se puede usar una crema hidratante específica para bebés.

El cordón umbilical se lava con agua y jabón y después se seca a golpecitos.

Evita introducir bastoncillos en los oídos. Es suficiente con secar bien con la toalla.

Las uñas no se cortan en las primeras semanas para evitar lesiones. En todo caso, se pueden limar un poco. Después, se pueden cortar con tijera de punta roma, y aprovechar los momentos de sueño para hacerlo.

Paseos del recién nacido

Podemos sacar a pasear al bebé recién nacido, buscando las horas del día con temperatura más suave.

Evitaremos la exposición solar directa y la duración no debe ser demasiado larga, para evitar que el bebé se despierte y se ponga nervioso porque tiene hambre.

Sueño y descanso del bebé

Es normal que los recién nacidos duerman muchas horas a lo largo del día y la noche. Aunque el patrón circadiano no se define hasta más adelante, es recomendable que durante el día los bebés estén en un ambiente de luz y ruido ambiente, y por la noche permanezcan en la oscuridad y en silencio. Podemos envolver a los bebés en una muselina para generar sensación de confort y se sientan más protegidos.

 

Las revisiones y pruebas que se realizan al bebé recién nacido tienen la finalidad de valorar el estado general y la salud y poder actuar en el caso de que se observe cualquier enfermedad o anomalía.

Conocer estos procedimientos genera mucha tranquilidad y confianza a las familias.