Nuestro producto de la semana es el set de manicura para bebés. Está disponible en rosa y en azul, siempre combinados con gris.

Contiene unas tijeras cortitas de punta redonda, un cortaúñas de fácil agarre, una lima de cristal y unas pinzas, todo ello ordenado dentro de un estuche muy original y cómodo de llevar a todas partes.

Te damos unos consejitos para realizar la manicura y pedicura del niño.

El aseo del bebé es de vital importancia y por eso se debe de tener cuidado y paciencia para hacer la manicura.

Los preparativos son importantes. La hora de la manicura no tiene por qué agradar al bebé, así que lo mejor es hacerlo lo más rápido posible para que no se canse, ni se agobie y sobretodo que no coja miedo a las tijeras cuando le toque repetir. Después del baño es el momento perfecto, ya que está relajado y tranquilo, y las uñas están blanditas, con lo cual son más fáciles de cortar. Durmiendo también puede hacerse, pero es más recomendable cuando está despierto por si se mueve y se hace daño.

Elige un lugar tranquilo y una posición donde tanto tú como el bebé estéis cómodos. Si ya se sienta, os recomendamos acomodarlo sobre vuestras piernas y de espaldas a vosotros, para poder rodearlo con los brazos y cortarle las uñas más cómodamente y con visión directa de la mano del niño para evitar lastimarlo.

Las tijeras de los más pequeños, son romas, y en las primeras manicuras serán de mucha utilidad las específicas de lamas cortas y finas para adaptarse mejor a los deditos y manos pequeñas. Utilízalas de forma perpendicular al dedo para cortar en recto, sin redondear. Así evitaremos que puedan crecer clavándose y haciendo heriditas en los laterales.

A partir de los 6 meses podréis utilizar el cortaúñas. Para ello, hay que tener especial cuidado ya que es más complicado de usar que las tijeras. Colocadlo frente a la punta del dedo al ras de la uña, pero sin tocar la piel.

La frecuencia con la que deberéis repetir el proceso dependerá de cada bebé, pero lo más normal es que sea al menos una vez a la semana. Observad siempre que el niño no se arañe, y podréis evaluar cuando será necesario.

¡Recordad que es importante que el set de manicura sea de uso exclusivo del peque!