¡Enhorabuena! Es hora de comenzar a preparar a tu pequeño para dejar el pañal y comenzar una nueva etapa en su vida. La transición del pañal al baño puede ser emocionante, pero también desafiante. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer para asegurarte de que el proceso sea lo más fácil y sin estrés posible para ti y para tu pequeño.

Cómo preparar a tu peque para dejar el pañal de cara a la entrada al cole

Dejar el pañal es uno de los momentos más complicados para nuestros hijos y es que, al fin y al cabo, llevan usándolo desde que nacieron.

Aquí tienes algunos consejos y trucos para preparar a tu peque para dejar el pañal antes de entrar en la escuela, con respeto y amor.

  1. Respeta el ritmo de tu pequeño para dejar el pañal

Cada niño es diferente y tiene su propio ritmo. Es importante respetar el ritmo de tu pequeño y no presionarlo para dejar el pañal demasiado pronto. Si tu pequeño no está listo, puede ser una fuente de estrés para él y para ti. Observa a tu pequeño y espera a que muestre señales de estar listo para dejar el pañal. Por un lado, debemos valorar si nuestro hijo o hija se ha desarrollado suficientemente a nivel neurológico, lo que le permitirá retener el pis y la caca. Por otro lado, debemos observar si el niño está preparado para ello a nivel personal; es decir, que quiera hacerlo.

  1. Haz del baño un lugar familiar para tu peque

Si tu pequeño se siente cómodo en el baño, es más probable que esté listo para dejar el pañal. Empieza por hacer del baño un lugar familiar. Permítele a tu pequeño que se siente en el baño con su pañal puesto y dale tiempo para acostumbrarse al nuevo ambiente.

  1. Compra un orinal o asiento de entrenamiento

Un orinal o un asiento de entrenamiento pueden ayudar a que la transición del pañal al baño sea más fácil para tu pequeño. Permítele a tu pequeño que elija su propio orinal o asiento de entrenamiento para que se sienta más cómodo.

  1. Establece una rutina diaria para preparar a tu peque a dejar el pañal

Establece una rutina diaria para el baño y hazla parte de la rutina diaria de tu pequeño. Por ejemplo, después del desayuno, después de la siesta y antes de dormir son momentos buenos para intentar ir al baño. Asegúrate de que tu pequeño tenga suficiente tiempo para sentarse en el baño y no se sienta apresurado.

  1. Habla sobre el proceso de dejar el pañal

Habla con tu pequeño sobre el proceso de dejar el pañal y muéstrale cómo hacerlo. Usa libros y videos para enseñarle a tu pequeño cómo usar el baño y cómo lavarse las manos después. Asegúrate de que tu pequeño sepa que es normal tener accidentes y que no hay nada de qué avergonzarse.

  1. Escucha a tu peque 

Fomenta la comunicación con tu pequeño sobre el proceso de dejar el pañal. Habla con él sobre cómo se siente y qué necesita para sentirse cómodo en el baño. Escucha sus preocupaciones y miedos y ofrécele apoyo y aliento. Es importante que tu pequeño sienta que tiene tu apoyo y comprensión durante este proceso.

  1. Sé paciente y comprensivo con tu peque

Recuerda que el proceso de dejar el pañal puede ser desafiante y tomar tiempo. Sé paciente y comprensivo con tu pequeño. No lo regañes ni lo castigues por tener accidentes. En lugar de eso, ofrécele apoyo y ánimo para que siga intentándolo. Con el tiempo y la paciencia, tu pequeño eventualmente dejará el pañal y estará listo para enfrentar el siguiente desafío.

Cuando la operación pañal se alarga y empieza el cole

Cuando un niño no es capaz de controlar los esfínteres al momento de comenzar el cole, puede ser una situación desafiante tanto para el niño como para los padres. Los niños que aún no han dejado el pañal cuando comienzan el colegio pueden sentir vergüenza y ansiedad al respecto, especialmente si son los únicos en el aula que aún lo utilizan. Por lo tanto, es importante saber cómo manejar esta situación de manera efectiva para ayudar al niño a sentirse cómodo y seguro en el colegio.

Consejos para acompañar a tu peque cuando no ha dejado el pañal y empieza el cole

En primer lugar, es importante entender que el control de los esfínteres es un proceso gradual y que cada niño tiene su propio ritmo. Algunos niños pueden aprender rápidamente, mientras que otros pueden tardar más tiempo. Los padres deben ser pacientes y comprensivos, y no presionar al niño para que deje el pañal demasiado pronto. Es mejor esperar hasta que el niño muestre señales de estar listo para hacerlo.

Si el niño aún no ha dejado el pañal cuando comienza el colegio, los padres deben informar a la escuela de la situación y discutir posibles soluciones. La mayoría de las escuelas tienen políticas y procedimientos para manejar situaciones de este tipo. Los padres pueden trabajar con la escuela para establecer un plan que incluya cambios de pañal regulares y la asistencia del personal de la escuela para garantizar la comodidad y la privacidad del niño.

Es esencial asegurar que el niño se sienta cómodo y seguro en la escuela para que pueda enfocarse en aprender y desarrollarse socialmente. Con tiempo, paciencia y apoyo adecuado, el niño eventualmente aprenderá a controlar los esfínteres y dejará el pañal.


En resumen, el control de esfínteres es un proceso madurativo, que desde casa podemos ayudar para que el niño lo viva como un aprendizaje más y adquiera una experiencia positiva al respecto, para que deje el pañal cuando esté preparado.