main image blog

Desde el 2008 se celebra la Semana Internacional de la Crianza en Brazos para recordar los beneficios de llevar en brazos a nuestros hijos. ¿Cómo nació este modelo? La crianza en brazos, o el porteo, es un modelo educativo que respeta el ritmo y las necesidades del bebé durante la exterogestación favoreciendo los lazos afectivos entre el bebé y sus progenitores.

 

El movimiento de la crianza en brazos

 

El movimiento de la crianza en brazos nació en España inspirado en un grupo de madres que realizaban coreografías bailando a la vez que porteaban a sus bebés. Este mensaje llegó a todo el mundo consiguiendo que desde el año 2008, la ONG Babywearing International creara la Semana Mundial de la Crianza en brazos. Esta iniciativa tiene como objetivo visibilizar los beneficios del porteo ergonómico tanto para el bebé como para sus padres.

 

Así, se estableció la primera semana de octubre como la Semana Internacional de la Crianza en brazos. Durante este periodo se realizan actividades alrededor del porteo como forma de entender la crianza y mantener la conexión íntima piel a piel.

 

Manteniendo el vínculo afectivo

Después del parto, el bebé sigue siendo dependiente de su madre-padre, por lo que necesita el contacto piel con piel al mismo nivel que necesita ser alimentado.

Su cerebro solo se ha desarrollado un 25% por lo que las conexiones neuronales continúan creciendo fuera del útero. Es lo que se conoce como exterogestación, es decir, es el periodo en el que el niño desarrolla habilidades y la capacidad de desplazarse una vez sale del útero materno.

 

Cómo decíamos, la necesidad de contacto del bebé durante este periodo es tan importante como el comer, o el dormir. La cercanía del progenitor favorece las conexiones neuronales, así como, un desarrollo normal y las habilidades necesarias para su día a día.

 

Sin embargo, es muy común escuchar la frase de que si coges al bebé en brazos lo malcrías, pero realmente no es cierto. ¿Por qué? El porteo es la forma más antigua que existe de llevar a los bebés y, además, los estudios corroboran su aportación al bienestar de niños y adultos.

 

Los 10 beneficios de la crianza en brazos para tu bebé:

  1. Facilita la transición al mundo exterior; los brazos y el contacto piel con piel son lo más parecido al útero materno. Además, sigue en contacto con los latidos del corazón y la respiración de la madre. Esta relación le reconforta y reduce la ansiedad por separación
  2. Mejora la regulación de la temperatura corporal y favorece la activación de la circulación. Esto es muy importante en la salud de los niños prematuros o con necesidades especiales.
  3. Posibilita la lactancia materna a demanda -y sobre todo su duración- al estar en contacto continuo con la mamá.
  4. La posición vertical alivia los cólicos del lactante y disminuye el reflujo gastroesofágico.
  5. El continuo movimiento estimula el desarrollo de diversas áreas del cerebro. Reduce la presión en la columna vertebral y en las vértebras, así como en los músculos.
  6. Favorece el sueño reparador al estar en contacto con los latidos del corazón de su madre.
  7. Reduce el riesgo de plagiocefalia (deformación del cráneo)
  8. Promueve un mayor vínculo afectivo.
  9. Los bebés criados en brazos lloran menos que aquellos que no son porteados.

 

Los beneficios del porteo para el adulto:

  1. Mejora la salud emocional de la madre, ayudando a prevenir la depresión postparto.
  2. El contacto piel con piel favorece la segregación de la leche por el aumento de la prolactina.
  3. La madre se muestra más receptiva a las señales del bebé.
  4. Sincronización del ritmo biológico madre-bebé.
  5. Mayor movilidad del adulto. El porteo permite tener las dos manos libres para poder hacer otras actividades a la vez.
  6. Es económico y sencillo.

 crianza en brazos Kiokids

Consigue un porteo seguro

El porteo, como otros aspectos de la crianza, debe seguir unas pautas de buenas prácticas. Podemos llevar a cabo este método con un portabebés, o también con fulares que permitan ajustar al bebé a nuestro cuerpo. Pero ¿cómo podemos seguir el método de la crianza en brazos de forma segura?

 

Claves y pautas para un porteo seguro:

-Lo más importante es elegir un producto que sea apropiado tanto para ti como para tu peque. Tu portabebé debe ser apto para la edad de tu bebé.

- Tenemos que portear con el bebé mirando hacia nosotros y asegúrate de que sus vías aéreas estén despejadas en todo momento.

- Coloca de forma adecuada a tu peque para que tenga una postura segura. La postura vertical es la más segura y fisiológica. Lo mejor es colocarlo en “posición de ranita”, es decir las rodillas estarán más altas que el culito, respetando la posición fisiológica del útero. Tampoco debes forzar la apertura de su cadera.

- Es necesario una buena sujeción de la espalda, culete, muslos y hasta la corva de la rodilla. Así nos aseguramos de que mantenga la posición correcta de su cadera y su columna vertebral. Es bueno que el peso recaiga siempre en su culete y nunca en sus piernas o en la zona genital.

- Es posible realizar el porteo “tumbado” aunque existe mayor dificultad para conseguir una posición adecuada.

- La tensión adecuada del portabebé es la que al agacharnos hacia adelante no nos separemos del bebé. Hay que sentirnos muy pegaditos pero no oprimidos ni incómodos.

- Comprueba con frecuencia su postura y corrige si es necesario. Siempre debemos poder verles la carita para comprobar su estado.

- Si el bebé es amamantado durante el porteo, asegúrate de volver a colocarlo correctamente cuando haya acabado.

 

 

El porteo, o la crianza en brazos, es la forma más antigua que existe de transportar a los bebés. Es una forma de entender la relación con nuestros hijos desde el nacimiento, respetando sus necesidades y ritmos. Disfruta con tu peque de la Semana Internacional de la crianza en brazos.

 


 

 

Bibliografía:

 

https://ruc.udc.es/dspace/handle/2183/13664

 

https://www.semanticscholar.org/paper/Does-infant-carrying-promote-attachment-An-study-of-Anisfeld-Casper/f99599042b42e6d83e490287537948491b3b41a8?p2df

 

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/3517799/

 

www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3242055/

 

www.babywearing.co.uk/wp-content/uploads/2013/04/paper-on-use-of-slings-and-breastfeeding.pdf

 

www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23602481

 

www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22537390

 

www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4220526/

 

www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0163638311000749

 

Tasker, A., Dettmar, P. W., Panetti, M., Koufman, J. A., Birchall, J. P., and Pearson, J. P. (2002). Is gastric reflux a cause of otitis media with effusion in children? The Laryngoscope, 112:1930–1934.

 

Ludington-Hoe, S. “Breast Infant Temperature with Twins during shared Kangaroo Care,” 2006 Journal of Obstetric , Gynecologic and Neonatal Nursing, 35 (2) 223-231

 

Ferber et al., “The Effect of Skin-to-Skin Contact (Kangaroo Care) Shortly After Birth on the Neurobehavioral Responses of the Term Newborn: A Randomized, Controlled Trial. Pediatrics 113 2004: 858-865.