Nuestros termómetros se utilizan para medir la temperatura del agua en el baño del bebé, pero también pueden indicarnos la temperatura ambiente.

Tenemos muchos modelos: la ranita verde y redonda, un juguete especial; el delfín azul mar, con un diseño moderno y fácil de coger para el bebé; la jirafa naranja, con su cuello largo y sus orejitas y cuernos, la simpática tortuga, sonriendo y preparada para un súper baño. 

Los termómetros actuales son más precisos que los métodos tradicionales, como sumergir el codo y comprobar el calor del agua, como hacían nuestras abuelas. Están preparados para soportar cualquier tipo de contacto con el agua y a prueba de golpes. Fabricados en plástico, impermeables, permiten sumergirse sin problemas.

Para medir la temperatura para el baño del niño, primero se introduce el termómetro antes de llenar la bañera. Mientras se llena, se remueve el agua con la mano para que se mezcle bien y no haya zonas de más calor o más frío. Antes de sacar el termómetro, una vez que la bañera esté llena, se remueve de nuevo el agua. Haciendo todo esto nos aseguramos de que el agua está a temperatura ideal y lo más precisa posible, entre los 36ºC y 37ºC. 

¡Pronto os contaremos más consejos para el aseo de vuestros bebés!