Cuando pensamos en los preparativos del bebé, hacemos acopio de ropita, pañales, el carrito, la bolsa, el chupete… ¡El chupete! Un objeto tan simple y que nos crea tantas dudas, su material, su forma... ¿Le hará daño a su dentición? ¿Y si lo crío sin chupete? ¿Qué tamaño es el adecuado? ¿Y si le doy el pecho, interfiere con la lactancia? Te contamos todo lo que debes saber para elegir su chupete.

 

Qué debes saber para elegir el chupete de tu bebé

El uso del chupete es una práctica habitual y muy arraigada en las sociedades desarrolladas, ya que calma al bebé, le ayuda a conciliar el sueño, reduce el estrés y el dolor en caso de enfermedad.

Cuando el chupete se utiliza correctamente no debe suponer un riesgo para la lactancia ni para la salud bucodental del bebé, al contrario.

 

Tipos de chupetes

Hay mucha variedad de chupetes y los podemos clasificar según las siguientes características:

 

1. La forma de la tetina

-   Chupetes anatómicos: Tienen una forma especial, ya que, no son ni totalmente redondos, ni con forma de gota, sino que tiene una parte plana. ¿Por qué? Porque al succionar el pezón adopta esta forma plana, y es adecuado para bebés que siguen la lactancia materna.

-   Chupetes ortodónticos: Inspirado en el pezón de la madre. Se adapta de manera ergonómica a la cavidad bucal del bebé permitiendo una succión, una presión mínima sobre el paladar, la mandíbula y los dientes, así como una posición natural de la lengua.

-   Chupetes redondos: la tetina tiene forma redondeada y su principal ventaja es que siempre van a estar colocados de forma correcta en la boca del bebé aunque se lo quite y se lo ponga. No tenemos que preocuparnos cuál es el derecho y cuál el revés.

 

2. El material de la tetina

- Chupete de caucho: el caucho es un material natural y suave cuya textura se asemeja a la piel. Lo reconocerás por su color amarillento. Al ser natural, es más susceptible al cambio de color, o forma con el uso, y debemos llevar especial cuidado con la higiene, sin embargo muchos bebés prefieren esta textura y sensación por su similitud con la piel materna.

- Chupete de silicona: la silicona es un material resistente y duradero, de color transparente, fácil de limpiar y resistente a los olores y hongos. Su forma y textura se mantienen inalteradas con el uso y el contacto con otras sustancias.

 

Al final será nuestro bebé el que acabe “decidiendo” cuál es el chupete que más le gusta.

 

3. La talla

El rango de edad o la talla que indica el fabricante debe considerarse un dato orientativo.

-   Talla 1: Indicada de 0 a 6 meses. Esta es la talla adecuada desde el nacimiento, hasta los 6 meses de edad.

-   Talla 2: Puede utilizarse entre los 6 a los 18 meses de edad.

-   Talla 3:Un chupete para bebés con más de 18 meses.

 

¿Por qué el chupete calma al bebé?

Es conocido que el pecho de la madre es la forma natural y fisiológica para que el bebé realice la succión nutritiva, para obtener alimento, y la succión no nutritiva, tan necesaria también para la estimulación del pecho materno o el desarrollo neuronal y afectivo del pequeño. Este acto reflejo e instintivo, además, les ayuda a hacer mejores digestiones, calmarse y dormir.

En ocasiones, nuestras circunstancias o ritmo de vida actuales pueden no permitirnos estar disponibles en cada momento en que el bebé necesite calmarse. En esos casos el chupete puede ser el instrumento que le ayude a conseguirlo, sin tener que estar continuamente succionando del pecho materno a todas horas.

 

¿Es malo para la boca y los dientes del bebé?

Algunas familias prefieren criar a sus bebés sin chupete, y es una forma de maternidad estupenda igualmente, si se adapta a vuestras necesidades y preferencias.

 

Sin embargo, no debemos tomar esta decisión sin una base que nos permita tener la información necesaria.

Según la Sociedad Española de Odontopediatría, “el chupete reduce la incidencia de la muerte súbita del lactante, es un analgésico muy eficaz en procesos dolorosos y, por añadidura, los efectos perjudiciales que ejerce sobre la correcta alineación de los dientes son pasajeros. Eso sí, para que las piezas dentales vuelvan a su lugar el chupete debe desaparecer antes de los tres años de edad”.

 

De hecho, estima que, si el chupete es el adecuado en forma y talla, y se hace un uso moderado (succionar y ejercer presión sobre el paladar y los dientes de forma continuada durante menos de seis horas diarias), las malformaciones no serán apreciables. Por lo tanto, simplemente debemos intentar que los pequeños moderen su uso y no tengan todo el día el chupete en la boca.

 

Recomendaciones sobre el uso seguro del chupete

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) ofreció en un reciente artículo una serie de consejos y recomendaciones sobre su uso. Por ejemplo, en los recién nacidos amamantados es mejor evitar el chupete durante los primeros días de vida, sin embargo, el bebé puede utilizarlo cuando la lactancia materna está bien establecida.

El Comité de Nutrición y Lactancia Materna recomienda que la utilización del chupete comience alrededor del mes de vida. Sin embargo, corresponde a los profesionales de salud proporcionar a los padres una información equilibrada, y real, sobre la evidencia disponible de los beneficios y perjuicios del uso del chupete, de esta forma los padres podrán adoptar la decisión que consideren más oportuna.

Otra de las principales recomendaciones es que nunca debemos comprar un chupete que no cumpla la normativa de fabricación. Para que el chupete sea seguro debe cumplir con las normas fijadas por AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación). Además, es necesario cambiar el chupete antes de que se estropee, alrededor de los dos meses, y siempre que presente un desperfecto. Y, por supuesto, debemos seguir unas normas de higiene rigurosas y frecuentes.

 

El chupete es un instrumento que bien elegido y usado con moderación, puede ser de gran utilidad en ciertos momentos en los que el bebé necesita calmarse o dormir y no tiene por qué suponer un problema para el desarrollo bucodental del bebé. ¡Elige bien!