El verano es una ocasión ideal para pasar más tiempo en familia y disfrutar de las vacaciones con tus peques. Sin embargo, cuando se trata de niños, es importante no dejar nada al azar, y asegurar que el tiempo que pasamos en familia, sea tiempo en el que podamos disfrutar de actividades lúdicas y formativas atractivas para los más peques.

Vacaciones con tus peques: el verano es el momento ideal

Las vacaciones escolares son un largo periodo que brinda la oportunidad a pequeños y mayores de romper con la rutina académica y pasar más tiempo en familia y dedicar tiempo a otras actividades que no se realizan durante el año. Además, en verano, el clima es muy agradable y los días son más largos y permiten aprovechar al máximo las horas de luz y disfrutar de actividades en familia, ya sea en la playa, en el monte, en parques o simplemente en el jardín de casa.

La imaginación es algo que debemos entrenar en estos meses, ya que los niños disponen de todo el día libre. Su cuerpo y su mente necesita quemar energía, seguir teniendo nuevos estímulos y descubrir cosas nuevas. El verano es ideal para seguir aprendiendo, pero esta vez con actividades, juegos y sin necesidad de exámenes.

El verano suele ser la temporada del año en la que muchas familias planifican viajes y escapadas que permiten explorar nuevos lugares en compañía de la familia, fortalecen los lazos afectivos y proporcionan experiencias compartidas que se recordarán durante mucho tiempo. 

Pero disfrutar de las vacaciones con tus peques sin añadir un extra de estrés es posible si planificamos con tiempo el viaje y las actividades, para que sea una bonita experiencia para toda la familia.

10 actividades para hacer con los peques en verano

Las vacaciones estivales presentan numerosas oportunidades de aprendizaje para los niños. Las actividades al aire libre, como visitar museos, explorar la naturaleza o participar en programas de verano, fomentan el descubrimiento, la curiosidad y el aprendizaje interactivo. 

Estas experiencias enriquecedoras se vuelven aún más valiosas cuando se comparten en familia, ya que se promueve el intercambio de ideas, la conversación y la adquisición de nuevos conocimientos de manera conjunta.

  1. Construir castillos de arena en la playa

Esta actividad es un clásico del verano que nunca pasa de moda. Los niños pueden dejar volar su imaginación y construir todo tipo de estructuras en la arena.

  1. Jugar a las palas y al frisbee en la playa

Estos juegos son perfectos para mantener a los niños activos y en movimiento mientras disfrutan del sol y del agua del mar.

  1. Ir de excursión por el monte

En el monte se pueden realizar muchas actividades, como caminar por senderos, descubrir cascadas o lagunas, hacer picnics y descubrir la fauna y flora del lugar.

  1. Jugar a juegos de mesa en familia

En los días de más calor, una buena opción puede ser quedarse en casa y jugar a juegos de mesa en familia. Hay muchos juegos divertidos que pueden enseñar a los niños a cooperar y a tomar decisiones.

  1. Practicar deportes acuáticos en la playa

Si a los niños les gusta el agua, pueden probar con deportes como el surf, kayak o el bodyboard. Estos deportes les permitirán disfrutar de la playa de una manera diferente y divertida.

  1. Observar el cielo nocturno en el monte

Si se tiene la oportunidad de pasar una noche en el monte, se puede aprovechar para observar el cielo nocturno y descubrir constelaciones y estrellas fugaces.

  1. Visitar museos y exposiciones

Los museos y exposiciones pueden ser una buena opción para los días de más calor o si se quiere variar la rutina. Hay muchas opciones que pueden interesar a los niños, desde museos de ciencia hasta exposiciones de arte.

  1. Hacer manualidades en casa

Si se quiere hacer una actividad más tranquila en casa, se puede proponer a los niños hacer manualidades. Desde hacer collages hasta pintar piedras, e incluso preparar una receta en familia, hay muchas opciones para dejar volar la creatividad.

  1. Hacer una barbacoa en el monte

Una barbacoa en el monte puede ser una actividad divertida y sabrosa para toda la familia. Se pueden hacer platos sencillos y disfrutar de la naturaleza.

  1. Participar en actividades organizadas en la playa o el monte

Muchas playas y zonas de montaña organizan actividades para niños durante el verano, como talleres, juegos o deportes. Estas actividades pueden ser una buena oportunidad para que los niños hagan amigos y se diviertan en un ambiente seguro y controlado.


En conclusión, hay muchas opciones para hacer con los niños en verano, tanto en la playa como en el monte. Lo importante es encontrar actividades que les permitan divertirse y aprender, y disfrutar de la naturaleza y del tiempo en familia. Con estas ideas, ¡seguro que los peques disfrutarán al máximo de sus vacaciones de verano!